This website uses cookies to ensure you the best possible experience. If you continue to use this site, you are accepting the use of cookies.

×

Lleva la historia de las alitas a tu cocina

Hace solo 50 años, no mucha gente pedía alitas de pollo. Sin embargo, hoy día las crujientes y jugosas alitas son el alimento favorito de todo el mundo. ¿Cómo llegaron las populares alitas a las cartas de los restaurantes, y a los corazones de la gente?

Todo comenzó la noche del 30 de octubre de 1964 cuando un grupo de jóvenes entró en Anchor Bar, en Buffalo, Nueva York. Uno de los chicos era el hijo de la copropietaria del restaurante, Teressa Bellissimo. Tenían tanta hambre que Bellissimo entró en la cocina para prepararles algunos aperitivos. En la cocina vio un paquete de alitas de pollo que había recibido por error unos días antes. Cogió algunas alitas y las puso a freir, y luego las condimentó con una salsa picante, sirviéndolas con apio picado y salsa para mojar. A los chicos les encantó tanto que Bellissimo añadió al día siguiente al menú del restaurante las ”Buffalo Wings”.

Buffalo WingsLas alitas se convirtieron rápidamente en un éxito en el Anchor Bar. Y los rumores pronto llegaron a otros establecimientos de los EE.UU. Sin embargo, las alitas no se convirtieron en una parte normal del menú de los restaurantes americanos hasta la década de los 80. Durante ese periodo, los americanos preferían la carne de pechuga, más limpia y magra, y las alitas se consideraban un subproducto barato. De pronto, los restaurantes vieron el potencial de vender alitas relativamente baratas como si fuera un aperitivo de calidad. Al adobarlas en sal y especias ligeramente picantes, podían también aumentar la venta de bebidas frías.

shutterstock_1038599728_SH

Al mismo tiempo, las televisiones empezaron a publicitar los bares deportivos. Y fue esta coincidencia la que propició el despegue real de las ventas de las alitas de pollo. El fútbol americano era protagonista en las televisiones de los bares deportivos, y atraían a grupos de amigos, que en algún momento les picaba el hambre. Para ellos, las alitas eran un aperitivo asequible que podían compartir para calmar el apetito. Además, ¡sabían deliciosas con una bebida fría!

Y así fue como las alitas crujientes de pollo se hicieron populares en Estados Unidos, y más tarde en el resto del mundo.